NAPOLEÓN  FRANCESCHI  GONZÁLEZ.

Profesor Titular (J) de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Doctor en Historia   (UCAB) Master of Arts (UOP, Stockton, California). Profesor de Historia egresado del Instituto Pedagógico de Caracas.

VENEZUELA PETROLERA

CARACAS, 2001

Presentación

 

Desde las primeras décadas del siglo XX la nación venezolana ha estado inmersa en las actividades propias de un país petrolero. Se estima que esta tendencia continuará en el futuro mediato e inmediato, esto es, por lo menos, en la primera mitad del siglo XXI. A pesar de ello, sólo recientemente se ha desarrollado una “educación petrolera”. No es que no se hayan hecho ciertos esfuerzos por parte de las instituciones del Estado o de la propia industria de los hidrocarburos en la promoción del conocimiento de su actividad, pero es recientemente que este objetivo forma parte de un programa sistemático de la gran empresa nacional  PDVSA y de otras importantes instituciones del país.

Estamos convencidos que si logramos estar bien informados, sobre todo lo que tiene que ver con nuestra industria petrolera, en esa misma medida se formará una sólida y vigilante conciencia nacional. De esa manera toda la sociedad participaría en el control y defensa de nuestra más importante actividad económica.

Es por esta razón que, después de un trabajo sistemático de recopilación de información y análisis de los problemas fundamentales del “mundo del petróleo”, entregamos a los venezolanos este libro con la seguridad de que el mismo contribuirá a la necesaria educación petrolera y a la toma de conciencia por parte  de nuestros conciudadanos.

Consideramos esencial que nuestros lectores conozcan con propiedad por qué el petróleo, y los hidrocarburos en general, así como sus derivados representan la fuente energética de mayor consumo en el mundo actual. Y de igual manera que comprendan la determinante importancia de éste en el desarrollo de la “Civilización Industrial” junto con los avances de las revoluciones técnicas y científicas que coexisten en este período de la Historia Contemporánea. Por ello es de vital importancia que todos los venezolanos tengan un conocimiento amplio y profundo de todo lo que tiene que ver con la materia petrolera, más aún cuando, por lo menos en el próximo medio siglo por venir, continuaremos siendo un importante productor de hidrocarburos y el petróleo continuará siendo, en gran medida, el factor que continuará impulsando nuestro desarrollo económico, político, social y cultural.

Organización General de la obra.

El trabajo que titulamos << Venezuela Petrolera >> está integrado por seis capítulos. En el Capítulo I  “Importancia del Petróleo”, se destaca la trascendencia económica de este vital recurso natural no renovable, tanto para el mundo como para Venezuela, así como los orígenes de la explotación comercial del petróleo, los grandes productores, los grandes consumidores, la problemática de los precios y el futuro petrolero de Venezuela. El Capítulo II “El Petróleo Nuestro de Cada Día” abarca los orígenes de la explotación petrolera en Venezuela, las cuencas petrolíferas: realidades y potencialidades; la reafirmación del carácter de Venezuela como país petrolero, así como los ingresos económicos y fiscales derivados de la explotación e industrialización del petróleo.

En el Capítulo III “Los Grandes Cambios en la Política Petrolera” se analizan las diferentes políticas adelantadas por el estado venezolano a lo largo de nuestro desarrollo petrolero, desde la época de la política de “Concesiones” de principios del siglo XX, pasando por nuestros aportes en la fundación y funcionamiento de la OPEP, así como la nacionalización de la industria petrolera y su evolución hasta llegar a la política de “Apertura petrolera”. En el Capítulo IV “El Petróleo Nacionalizado” se estudia el desempeño, eficiencia y eficacia de los venezolanos en el manejo de la industria petrolera a través de PDVSA. El desarrollo que ha logrado nuestra industria petrolera desde la creación de PDVSA, su estructura de funcionamiento y los avances logrados por la casa matriz hasta nuestros días; la internacionalización de PDVSA, el descubrimiento tecnológico y la comercialización de la Orimulsión y el desarrollo petroquímico.

En el Capítulo V “Petróleo, Economía y Finanzas” se estudia la importancia de la producción petrolera para la economía nacional y para las finanzas públicas, los ingresos fiscales provenientes de la explotación, industrialización y comercialización del petróleo y sus derivados. Las inversiones que realiza PDVSA como motor de desarrollo industrial, de producción de bienes y servicios en el sector privado; los aportes en divisas, las inversiones en el futuro inmediato que logren colocar hacia el año 2005 nuestra producción en seis millones de barriles diarios. Finalmente, en el Capítulo VI “Petróleo y Ambiente” se estudian las políticas ambientales desarrolladas por la industria petrolera y por el Ministerio de Energía y Minas, con el objeto de minimizar hasta donde sea posible el impacto ambiental implícito en la explotación e industrialización del petróleo; las nuevas técnicas en los buques de transporte marítimo del petróleo y sus derivados, la concepción ambiental que predomina en PDVSA y las acciones y metodologías desarrolladas para reducir al mínimo los riesgos ambientales provenientes de la explotación, transporte e industrialización del petróleo. A esa presentación se agrega una reflexión general sobre los problemas ecológicos en el mundo.

Fuentes Fundamentales de esta obra.

Para la elaboración de este libro hemos empleado variadas fuentes: Memorias del Ministerio de Energía y Minas, Informes Anuales y Semestrales de PDVSA, Informes y otras publicaciones especializadas del Banco Central de Venezuela, Anuarios Estadísticos de la OCEI, Informes de la AIE (Agencia Internacional de Energía), Boletines emanados de la OPEP, revistas especializadas en el tema petrolero y una extensa bibliografía en español y en inglés.

Nuestro mérito, si es que alguno tenemos, ha sido reunir esas fuentes que en algunos casos no están fácilmente al alcance del ciudadano común y de muchos estudiosos del tema. Esa recopilación la pudimos realizar con la generosa ayuda de colegas amigos que nos facilitaron la tarea. Realizar una  síntesis de los datos y en algunos casos – a partir de ellos -  proponer algunos planteamientos propios ha sido la meta a cumplir.

El conjunto de datos que se presentan sobre el tema  pretende ilustrar de manera seria sobre las diferentes facetas del problema petrolero venezolano en el contexto mundial. Consideramos que en la medida que cada ciudadano tenga mayor acceso a todo ese caudal de información recogida en las publicaciones especializadas, podrá formarse una opinión verdaderamente crítica para así no conformarse con ser un mero repetidor de planteamientos que muchas veces no resisten una seria confrontación con argumentos sustentados en hechos reales y comprobables.

Se ha evitado en lo posible desarrollar un discurso “fundamentalista” de esos que abordan el  petróleo como si éste fuese el cuarto símbolo de la patria después de la bandera, el himno y el escudo nacional. No compartimos esa posición que juzga en términos muy duros a todo aquello relacionado con el mundo petrolero y a quienes lo manejan con modernos y amplios criterios gerenciales que le han permitido al país cosechar éxitos económicos. Por el contrario desearíamos que los venezolanos se adentren en el mundo del petróleo con la aspiración de conocerlo mejor y así asumir una posición como verdaderos ciudadanos.

Unas Palabras Sobre Esta Nueva Edición de <<Venezuela Petrolera>>.

 

Este libro tuvo una primera edición en 1998 y ella está completamente agotada. Esta segunda edición incorpora los últimos datos disponibles en las fuentes.  La necesaria actualización estadística del libro va acompañada de un apretado resumen o balance sobre recientes acontecimientos nacionales e internacionales y sus consecuencias sobre el negocio petrolero.

Entre los eventos notables a considerar deben destacarse: la celebración de los primeros cuarenta años de la fundación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y la Segunda Reunión Cumbre de Soberanos, Jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de la OPEP. El ministro de Energía y Minas – Alí Rodríguez Araque – como actual Presidente de esa institución económica internacional, ha asumido junto con el gobierno nacional y todo el país la responsabilidad de organizar los actos en Caracas.

El Nuevo Contexto internacional y los Precios del Petróleo.

En los últimos años del pasado gobierno de Rafael Caldera y también durante el comienzo del régimen de Chávez Venezuela sufrió una grave calamidad económica: El precio de nuestro principal producto de exportación llegó a los más bajos niveles.

En medio de un mercado caracterizado por crecientes excesos de producción y exportación, el petróleo llegó a cotizarse entre 7 y 10 dólares el barril. Cada país productor / exportador competía por colocar el mayor volumen de barriles de petróleo en los mercados y ello terminó por envilecer los precios y afectar duramente tanto a los países miembros de la OPEP  como a los llamados productores/exportadores independientes como México, Egipto, Omán, Noruega y otros.

Bajo esa terrible presión negativa de bajos precios e inestabilidad de los mercados, el nuevo gobierno dio un giro substancial a la política petrolera venezolana. Primeramente, se revisó la llamada “apertura petrolera”, esto es, la abierta invitación a los inversionistas internacionales para que participaran en el negocio y tomaran control de vastas áreas potencialmente productoras de hidrocarburos, así como de los llamados campos “maduros” que requieren nuevas inversiones y tecnologías para su cabal aprovechamiento comercial. Ello, como se analiza más adelante en la obra, permitió a esas empresas extranjeras asociarse con PDVSA y  aumentar significativamente el potencial de nuestra producción / exportación petrolera.

El nuevo gobierno surgido de las elecciones de 1998 ha respetado los convenios firmados con las empresas internacionales ya instaladas en el país, sin embargo anunció que se harían algunas modificaciones en la política de apertura. De todas maneras, la negativa coyuntura de bajos precios,  y sobre todo, los recortes de producción, entre otros factores, no estimuló a otros potenciales inversionistas a proponer nuevas asociaciones con Pdvsa. Casos especiales serían algunas importantes inversiones de empresas de China en nuevos módulos de producción de Orimulsión en la faja petrolífera del Orinoco así como algunos proyectos del área petroquímica, especialmente en el complejo de Jose.

Asimismo, el nuevo gobierno tampoco seguiría manteniendo la política agresivamente expansiva de aumentar la producción / exportación petrolera e “inundar” los mercados internacionales para reconquistar espacios perdidos, sin importar si ello llevaba a una caída de los precios del producto.

La nueva directiva de Pdvsa y el Ministerio de Energía y Minas (controlando estrechamente la empresa petrolera) cambió radicalmente varias estrategias aplicadas por la anterior directiva de Pdvsa encabezada por Luis Giusti.

Como debe recordarse, antes se había desarrollado de manera sostenida la modalidad de la “internacionalización” del negocio petrolero participando en la compra o arrendamiento de refinerías, adquisición de redes de oleoductos y estaciones de servicio (Citgo, Veba öel, Isla y otras). Igualmente, se defendió entonces la más completa apertura hacia los inversionistas extranjeros interesados en asociarse con Pdvsa para así hacer posible el aumento de la producción / exportación y recuperar los mercados, en especial, el de los Estados Unidos de América.

La nueva gerencia de Pdvsa, con una concepción diferente, ha venido cambiando la organización del “holding” central y las compañías  asociadas. Ahora la empresa ya no se maneja con esa amplia  autonomía en sus relaciones con el Ministerio de Energía y Minas. Es esta dependencia estatal la que ahora tiene el protagonismo y control total de la empresa y sus políticas.

Fortalecimiento de la OPEP.

 

En este nuevo contexto el gobierno venezolano ha venido aplicando una política de fortalecimiento de la OPEP  a través de una activa diplomacia que pasa por el afianzamiento de los nexos con los gobiernos de los países miembros, la fijación y respeto de las cuotas de producción así como de los sucesivos recortes para disminuir los excesos de oferta y lograr una recuperación y estabilización de los precios petroleros.

La recuperación y expansión de la economía de los principales países consumidores de hidrocarburos, acompañado de la disciplina de los socios de la OPEP  y de varios productores independientes explica el “drenaje” o consumo acelerado de grandes de cantidades de petróleo almacenado, incluido el de las llamadas “reservas estratégicas”  de los Estados Unidos de América que su gobierno ha utilizado como arma contra la OPEP.

El actual panorama económico y político internacional se caracteriza por el fortalecimiento de los precios petroleros y una mayor solidez de la OPEP, la que incluso ha logrado el abierto apoyo de varios productores independientes como México, Egipto, Omán y Noruega y por lo menos el apoyo tácito de otros.

Precios de más de treinta dólares por barril y la perspectiva cierta de que pudieran dispararse  hacia niveles superiores vienen movilizando a muchos gobiernos encabezados por USA y los de Europa golpeados ya por las protestas callejeras de los más afectados por los altos precios de venta de los combustibles. Como cosa curiosa, ya las protestas no se dirigen preferentemente contra los países de la OPEP. Los transportistas, pescadores, agricultores y otros consumidores dirigen sus duros reclamos contra los elevados impuestos con los cuales los respectivos gobiernos pechan al petróleo y sus derivados, cargas impositivas que en el caso de los Estados Unidos de América representan alrededor de un 22% del precio de venta y en los casos de varios países europeos van desde un 58% hasta un 76 %.

Definitivamente, los días finales de septiembre caracterizados por una favorable coyuntura petrolera fueron un excelente escenario para la gran cumbre que reunió por segunda vez a los Soberanos y Jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de la OPEP.

Sin duda alguna, la recuperación y crecimiento de casi todas las economías desarrolladas y también de las que están en proceso de desarrollo ha impulsado la sostenida demanda de petróleo. Y si a este entorno favorable se le agrega el fortalecimiento de la OPEP  como estructura de poder económico-político internacional, no sorprende el reciente éxito obtenido por la organización fundada por el Dr. Juan Pablo Pérez Alfonzo hace ya cuarenta años.

¿Quiénes se benefician y quiénes se perjudican con los bajos precios del petróleo?

Estratégicamente y en el largo plazo, aunque parezca increíble, casi nadie, se beneficia totalmente con una excesiva carestía o con el demasiado abaratamiento del petróleo.

En el caso de precios excesivamente bajos, ello ha permitido a muchas economías recibir un subsidio en forma de energía barata para todos. Ese “subsidio” no reconocido les garantizó acelerados ciclos de crecimiento y prosperidad pero también los llevó a caer en peligrosos niveles de dependencia externa y aumentos en sus niveles de contaminación ambiental, incluido el proceso de calentamiento global y destrucción de la capa de ozono.

Los bajos precios del petróleo traían otras negativas y no deseadas consecuencias para los productores más ineficientes o para aquellos con mayores costos de producción. Entre ellos, los productores del Mar del Norte, los de los helados territorios de Alaska, Canadá y Siberia, y sobre todo, los de los viejos y agotados yacimientos de los Estados Unidos de América.

Países como USA e Inglaterra que tienen la doble condición de ser grandes productores y grandes consumidores – aunque públicamente digan lo contrario -  comprenden y hasta ven  con simpatía las decisiones de la OPEP  en materia de cuotas de producción y precios. Era obvio que había que hacer algo, aunque lógicamente, tampoco desean que la recuperación y aumento de los precios vaya más allá de los límites convenientes. Se entiende, aumentos que pongan en peligro la buena marcha de sus economías altamente globalizadas.

Hasta ahora, la actitud de los gobiernos de USA, Europa y Japón no ha ido más allá de expresar su preocupación por los supuestamente altos precios petroleros. Sus llamados a la moderación y la abierta presión a gobiernos “amigos” como los de Arabia Saudita y México no han podido hasta ahora romper la unidad del grupo. La OPEP, muy inteligentemente, ha reiterado que no aspira a una escalada indetenible de precios sino a mantenerlos en un justo nivel, a través del mecanismo de la banda corregida de manera automática, a través de recortes o aumentos de producción repartidos equitativamente entre los socios.

En fin, la OPEP  parece vivir nuevamente su hora estelar en el contexto de la celebración de su 40º aniversario y la segunda reunión cumbre de los gobernantes de los países miembros después de veinticinco años.

************************************

LA SEGUNDA CUMBRE DE LA OPEP  EN CARACAS (26-28 de Septiembre de 2000)

Segunda Reunión de Soberanos, Jefes de Estado, Jefes de Gobierno, Ministros y Representantes Especiales de los Países Miembros de la OPEP.

En medio de un agitado mercado petrolero, donde el alza de los precios del crudo rompió el record de hace diez años, con el petróleo del tipo WTI llegando a los 37,00 US$/barril, seguido por los demás crudos indicadores, se desarrolló en Caracas la “Segunda Cumbre de la OPEP”. Este evento contó con la asistencia del Presidente de la República Islámica de Irán Mohammed Jatami; el Presidente  de Indonesia Abdurrahman Wahid; el Presidente de Argelia Abdelaziz Bouteflika; el Presidente de Nigeria Olusegun Obasanjo; el Vice-presidente de Irak Taha Yassin Ramadá; el príncipe heredero del Reino Saudita Abdulá bin Abdulaziz al Saúd; el Emir de Qatar Hamad ben Kalifa ben Hamed al Thani; el ministro de Petróleo de Kuwait Saúd Nasser al Sabah;  el gobernador del Emirato de Fujirá Hamad bin Mohammed al Sharqui, en representación de los Emiratos Árabes Unidos; el Ministro de Petróleo de Libia Mustafá al Kharroubi; y por supuesto, con la presencia de los anfitriones, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías y el Ministro de Energía y Minas de Venezuela, actual presidente de la OPEP, Alí Rodríguez Araque. Junto a los Soberanos, Jefes de Estado, Jefes de Gobierno y altos dignatarios invitados, participaron también en las deliberaciones los respectivos ministros de Petróleo, de Relaciones Exteriores y de Finanzas.

A estas delegaciones de los países miembros se agregó la presencia de los ministros e invitados especiales que representan países productores/exportadores de petróleo como México, Noruega, Omán, Angola y Rusia. De igual manera, el Secretario General de la OPEP, Rilwanu Lukman, tuvo una destacada actuación en el evento.

A diferencia de 1975, cuando se desarrolló la <<Primera Cumbre>> en Argel y todavía no se había “nacionalizado” la industria petrolera de los países OPEP, esta vez la situación es radicalmente distinta, porque sin conflictos en el Medio Oriente, sin ningún tipo de externalidad compulsiva del mercado, sino siguiendo las propias reglas que el mismo marca, la política de disminución de la producción OPEP para llevar los precios a niveles justos y razonables, ha descubierto una serie de “leyes ocultas” que le están dando un importante poder estratégico a la OPEP, quizás como nunca lo había tenido en forma sostenible, desde su fundación en 1960.

Para el momento en que se reunió la Segunda Cumbre (26 al 28 de septiembre de 2000)  para los productores/exportadores hubo una feliz coincidencia entre un crecimiento sostenido de la economía mundial, fundamentalmente, de los países de la OCDE y del sudeste asiático, con la política que ha permitido un repunte o mejoramiento de los precios, desarrollada después de complejas negociaciones entre productores/exportadores OPEP  y no-OPEP.

El precio justo que por su petróleo han obtenido los exportadores a partir de 1999, se ha sostenido durante un período significativo.

En esta favorable coyuntura los más importantes productores/exportadores se unificaron para obtener mayores ingresos en dólares por su petróleo. Se estima en unos 220 millardos de dólares los ingresos de los países de la OPEP  por exportación petrolera para finales del 2000, cuando en 1998 no llegaron a sobrepasar los 140 millardos de dólares.

En medio de la Cumbre Petrolera de Caracas, los países industrializados, fundamentalmente los de la OCDE encabezados por Europa Occidental y EE. UU, presionan para que la OPEP  “inunde” el mercado con un mayor flujo de petróleo. El Presidente de los EE.UU., Bill Clinton, autorizó, el 16 de septiembre, al Departamento de Energía de los Estados Unidos, la colocación en el mercado un millón de barriles diarios de crudo durante un mes, es decir treinta millones de barriles de su “reserva estratégica”, estimada para ese momento en 571 millones de barriles, y que sólo deberían usarse en caso de “extrema emergencia”,

Por otro lado el grupo del G-7 integrado por las potencias económicas más grandes del mundo: EE.UU, Inglaterra, Francia, Japón, Alemania, Italia y España, ha solicitado una reunión a la OPEP  para llegar a acuerdos sobre “la estabilidad de los precios”. Todo lo cual viene a incrementar el poder de negociación de los exportadores de petróleo en la búsqueda de precios “dignos” y medianamente estables, dentro de la política de “bandas” que impulsó el Ministro Alí Rodríguez en el seno de la organización.

Un factor adicional que le ha dado mayor peso a esta reunión de septiembre fue que en medio de los preparativos de la Cumbre Petrolera de Caracas también explotó, en los países europeos, un movimiento de protestas en contra de los altos impuestos que cobran los gobiernos a sus ciudadanos por el consumo de gasolina, gasóleo, gasoil y otros derivados del petróleo. Las manifestaciones de consumidores: pescadores, agricultores, transportistas y público en general en Francia, Inglaterra, España, Holanda, Dinamarca, Alemania, en contra de los altos precios, producto o consecuencia de los altísimos impuestos gubernamentales sobre los derivados energéticos del petróleo, colocó en el tapete otro problema derivado de un mundo que cada día requiere mayor cantidad de petróleo y derivados para seguir funcionando.

Las protestas de los franceses, ingleses, españoles y otros europeos no se orientaron contra la OPEP  sino contra sus propios gobiernos, razón por la que el gobierno de Francia se vio obligado a reducir en un 15% los precios de los combustibles de uso masivo a costa de una reducción del impuesto sobre los mismos. Los otros gobiernos prometen tomar medidas similares, aun cuando para el próximo año fiscal, porque sus “presupuestos”, en gran medida, lo tienen montado sobre la base de altos impuestos a los combustibles derivados del petróleo. Se ha señalado que estos impuestos representan en promedio una carga del 36% del precio pagado por el combustible sobre los bolsillos de los contribuyentes. En el caso de los países europeos la dentellada fiscal sobrepasa el 50% y se llega al extremo en Inglaterra que pecha a los consumidores con un más del 70%.

Si a ello se agrega que debido a los deprimidos precios del petróleo a lo largo de la década de los noventa, ni en estados Unidos ni en los países europeos hubo significativas inversiones en plantas de refinación, entonces el cuadro del mercado energético se complica más porque aún cuando aumente la cantidad de crudos en el mercado, no hay capacidad de refinación instalada para poder cubrir el incremento constante de la demanda de los combustibles, debido al propio crecimiento económico mundial, fundamentalmente de los grandes consumidores y este es otro aspecto que no podrá solucionarse a corto plazo y que estará incidiendo, más en el precio de los productos finales que en el precio de los crudos.

También quedó en evidencia la alta dosis de especulación que existe en el mercado petrolero “virtual”, donde sobre la base de “papeles”, sin existencia de “petróleo físico”, se negocian millones de barriles a futuro, lo que estimula incrementos especulativos en los precios, cuando la realidad es mucho más equilibrada que la  presentada por los especuladores, pero son éstos los que mandan en las negociaciones de las grandes operadoras bursátiles del mundo, fundamentalmente, en la lógica de la globalización.

Una declaración general oficial resumió los principales acuerdos de la Segunda Cumbre de la OPEP  en Caracas.

 

Como un trascendental hecho histórico hay que estimar esta Segunda Cumbre Petrolera, que realza la importancia de la OPEP, aún en medio de las diferencias, se adoptan políticas unitarias en defensa de la posición de la organización donde sobresale, como hace cuarenta años, el liderazgo de Venezuela.

La reunión cumbre declaró que se buscarían activamente canales de diálogo entre los países productores y los consumidores de petróleo; igualmente la organización planteó desarrollar políticas que permitiesen alcanzar precios petroleros remunerativos, estables y competitivos con otras fuentes de energía.

Asimismo, la organización señaló que el proyectado “VII Foro Internacional de Energía” a realizar en Riad, Arabia Saudita entre el 17-19 de noviembre del mismo año 2000 podía ser una excelente oportunidad para profundizar el diálogo entre productores y consumidores.

Otra cuestión que se destacó como conclusión de la reunión fue la preocupación por los  gravámenes sobre los productos petroleros como el mayor componente del precio final en los principales países consumidores. En este sentido se dejó constancia que es necesario aliviar esa carga tributaria para beneficio de los consumidores y del crecimiento sostenible de la economía mundial.

Finalmente, se expresó la aspiración a institucionalizar las futuras cumbres de jefes de estado y de gobierno de países de la OPEP, que tendrían lugar con intervalos regulares, a definir a través de consultas entre los miembros de la organización. (n.a. El texto completo de la “Declaración de Caracas” lo incluimos al final del capítulo IV)

Las Perspectivas Futuras de la OPEP.

Sin lugar a dudas que la OPEP ha entrado en un nuevo período en su historia. Las perspectivas del futuro mediato e inmediato son que seguirá su fortalecimiento sostenido para lograr precios justos a partir de la negociación con los consumidores y a través del control del flujo petrolero. Un buen negocio ha sido para todos sus miembros y para los importantes exportadores no-OPEP el descubrir los beneficios de esa sana política de control de flujos de crudos, ello sin perjudicar los procesos de crecimiento económico, lo cual aparece como la clave para continuar con precios “justos”, en la perspectiva de los productores que integran la Organización.

En la misma medida en que haya crecimiento económico sostenido los precios estarán de acuerdo con las exigencias del mercado. Cuando por las múltiples razones que sean, se estanque o desacelere el crecimiento económico, en esa misma medida tenderán a bajar los precios.

Por su parte los grandes consumidores, que son los países más industrializados del mundo, tienen ante sí el reto de sus propias sociedades que exigen ajustar los elevados niveles de impuestos que cobran por el consumo de productos finales derivados del petróleo, esta es una variable que sólo a ellos le corresponde, en esto la OPEP  no tiene ninguna injerencia, y será la decisión de los ciudadanos europeos, japoneses o norteamericanos la que determinará si continúan con esas elevadas contribuciones o se manifiestan contra las “altísimas tasas impositivas” que colocan sus gobiernos por el consumo de los productos finales del petróleo.

 

Impuestos y Precios del Combustible (Septiembre del 2000)

Precio gasolina y % de impuestos

Países Litro/gasolina $ % de impuestos
Gran Bretaña 1,13 76
Francia 0,97 69
Bélgica 0,94 63
Alemania 0,90 67
Irlanda 0,80 58
España 0,76 58
Estados Unidos 0,45 22

Fuente: Agencia Internacional de Energía

Como podrá deducirse del cuadro anterior un barril de gasolina estaría vendiéndose al consumidor en Gran Bretaña por 180 dólares, mientras que el barril de petróleo Brent que produce la propia Inglaterra en el Mar del Norte, de donde se obtiene la gasolina y otros muchos derivados, se vendía a precio del consumidor primario, en ese mismo momento a 29,4 dólares el barril. Es decir que los impuestos al combustible gasolina representan más del 500% del costo al consumidor primario del barril de crudo.

De esta manera quedó evidenciado, y así lo entendieron los europeos, que el alto precio de la gasolina, otros combustibles y derivados del petróleo, no se debía a los aumentos de los precios del crudo de los países OPEP, sino a los altísimos impuestos que cobran los gobiernos, fundamentalmente,  de los países europeos.

Producción y Precios en Septiembre, 2000.

A las presiones y amenazas simbolizadas muy bien en el anuncio del presidente estadounidense Bill Clinton de ofrecer en venta una fracción de la reserva petrolera  estratégica de USA, la Organización de Países Exportadores de Petróleo respondió anunciando un nuevo aumento de sus exportaciones de unos 800.000 adicionales a distribuir como cuotas entre los socios, que en el caso de Venezuela llevaría su oferta por encima de los 3.000.000 de barriles diarios.

Con el último aumento anunciado después de la Cumbre de Caracas la OPEP ha aumentado sus exportaciones en lo que va de año en unos 3.200.000 barriles adicionales.

Lógicamente, con estos anuncios sobrevino una tendencia decreciente en los precios que ya habían sobrepasado el máximo nivel de la anunciada banda oficial, esto es, un precio razonable que debería oscilar entre 22 y 28 dólares.

****************************

****************************

TABLA DE CONTENIDO

Presentación de la obra

I.- LA IMPORTANCIA DEL PETRÓLEO.

Importancia del Petróleo. El excremento del diablo. Yacimiento. Pozo. Campo. – ¿Cuándo surge la explotación comercial del petróleo? – Importancia del petróleo para el mundo actual. El petróleo y otras fuentes de energía. Grandes productores y grandes consumidores. XV Congreso Mundial del Petróleo. Crecimiento demográfico mundial y demanda petrolera. La demanda petrolera aumentó en 1997. El Hemisferio Americano y el petróleo. Producción total de América Latina. Producción y consumo en el continente latinoamericano. Producción OPEP  y demanda petrolera mundial. Crecerá la demanda mundial de petróleo. Importantes acontecimientos mundiales inciden en los precios del petróleo. La Guerra de los Precios. Se rompe la barrera de los 10 US$. Factores que inciden en el comportamiento de los precios. Crisis de los precios a finales de 1997-1998. Del pacto de Riad a la conferencia de Viena. Precios justos para el petróleo, una digna posición de Venezuela. Importantes inversiones en el sector petrolero 1998- 2003. Perspectivas de inversión energética. Principales compañías petroleras del mundo.

II.- EL PETRÓLEO NUESTRO DE CADA DÍA.

Orígenes de la explotación petrolera en Venezuela. Concesiones petroleras y explotación petrolera. 14 de diciembre 1922 reventón de Barrosos 2. En el Oriente del país también hay petróleo. Cuencas y áreas petrolíferas de Venezuela: Cuenca de Maracaibo, Falcón, Barinas Apure, Oriental y Área de Costa Afuera. Venezuela país petrolero. Se reafirma el carácter de Venezuela como país petrolero. ¿Qué posición ocupa Venezuela en el negocio petrolero? El petróleo Nuestro de Cada Día. Ingresos petroleros.

III.-LOS GRANDES CAMBIOS EN LA POLÍTICA PETROLERA.

Concesiones y Explotación petrolera. La primera Ley de Minas e Hidrocarburos. La Ley de Minas e Hidrocarburos de 1943. Las ganancias compartidas fifty-fifty. La OPEP. La política de no concesiones. La Nacionalización de la industria petrolera. Ley de Nacionalización. La banda de los precios.

IV.- EL PETRÓLEO NACIONALIZADO.

Venezuela asume el control de la industria petrolera. Los Venezolanos demuestran eficiencia y eficacia en el manejo petrolero. Infraestructura de Producción. PDVSA Hoy. PDVSA se Internacionaliza. Algunos datos sobre PDVSA. Estimación de la producción e inversión 1997-98. Informe de Gestión 1997. Presupuesto y otros aspectos de PDVSA 1998. La Apertura Petrolera. Régimen legal y Apertura Petrolera. ¿Qué se entiende por Apertura Petrolera? Orimulsión combustible del futuro inmediato. Petroquímica. Nuevos Proyectos de Pequiven. El Futuro Petrolero de Venezuela. Peso Actual de la OPEP.  La OPEP  se reúne en Yakarta. Las Nuevas Cuotas de la OPEP. 1998-2000. Proyección estratégica de la OPEP. Comercio mundial de petróleo. Balance de actividades de PDVSA 1999. Proyección para el 2000. La Cumbre de Caracas, 26-28 de septiembre de 2000.

V.- PETRÓLEO ECONOMÍA Y FINANZAS.

Producción y exportación. Ingresos Fiscales petroleros. Inversiones y gastos en la industria petrolera. Metas de inversión en la industria petrolera 1997-1999. Algunas oportunidades de inversión. Petróleo y divisas. Estimaciones de la economía 1997. El gobierno anuncia disminución de gasto en PDVSA. Estimaciones de desempeño para 1998-2000. La inestabilidad de los precios modifica las metas.

VI.- PETRÓLEO Y AMBIENTE.

Normas ambientales que orientan la actividad petrolera. Nuevas tecnologías aplicadas al transporte marítimo del petróleo. Las emisiones atmosféricas y el efecto invernadero. Petróleo, ambiente y seguridad. Una reflexión general.

Deja un comentario

*